The challenges facing the CAP

De un tiempo a esta parte, ha surgido una revolución en el sector agrícola. Una revolución que viene del cielo, y no lleva capa. Los drones han llegado a la agricultura, y lo han hecho para quedarse.

El sector del dron, o UAV (Unmanned Aircraft Vehicle), es un sector en alza en todo el mundo. Esto lo demuestran los numerosos análisis que se han realizado, vaticinando que para 2025 habrá 100.000 nuevos empleos relacionados con el sector dron, alcanzando un 10% de la facturación total del sector aeronáutico, además de llegar a superar los 15.000 millones de euros al año y registrar una cifra de negocio de 98.000 millones de dólares en la próxima década, según datos arrojados en Expodrónica.

En España, el auge del sector ha sido de tal magnitud que, en tan solo un año desde su constitución, la Asociación Española de Drones y Afines (AEDRON) ya dispone de 421 socios por todo el territorio nacional. Cifra que se prevé que siga aumentando año tras año con la constitución de nuevas empresas en el sector.

En la actualidad, el 70% del uso de los drones de uso civil se destinan a usos de video, fotografía y marketing. Sin embargo, DJI, la empresa líder mundial en venta de drones, vaticina que el 80% del mercado dron lo absorberá la agricultura (siempre y cuando la legislación se modifique y el sector este más regulado).

Por eso, es necesario preguntarse…

¿Qué puede aportar la tecnología dron a la agricultura?

A esta pregunta ya han respondido numerosos centros de investigación y empresas, centrando sus trabajos de investigación, y diseño, en el uso de los drones en el sector agrícola y ganadero. Os traigo una lista con los usos que se les están dando a los drones en nuestro sector, ¡espero que sea interesante!

Control del punto óptimo de cosecha

Pago de Carraovejas, con la ayuda de SmartRural, ha utilizado los drones en su viñedo para realizar una teledetección agrícola de precisión. Con los datos recogidos han tenido una visión global y muy detallada sobre la situación de sus viñedos justo antes de la vendimia, y con un coste 10 veces menor que por satélite.

Otro matrimonio perfecto es el de la agricultura de precisión y los drones

La empresa Agrolaser utiliza drones para obtener imágenes aéreas de alta precisión, así como, mapas y datos. Toda esta información se envía a los tractores para llevar a cabo las operaciones de siembra y abonado de 300-500 has con total precisión.

Los drones permiten un ahorro de insumos agrícolas

Los drones de Hemav, van equipados con sensores multiexpectrales, que miden la variabilidad de la parcela y el vigor de la planta, permitiendo realizar un informe detallado con recomendaciones de abonado locales para la parcela. Sus trabajos han conseguido reducir hasta un 30-35% el abono utilizado, y aumentar la productividad hasta un 50%.

Lucha contra las malas hierbas

En este campo es pionero el grupo de investigación IMPAING, adherido al IAS-CSIC. IMAPING ha conseguido cartografiar parcelas de cultivos y localizar las zonas de malas hierbas con el uso de drones, permitiendo realizar un tratamiento herbicida más localizado y reduciendo su uso.

Los programas Life de la UE, también se han fijado en estas nuevas tecnologías

En concreto, el proyecto FuturAgrari. Los drones utilizados en el proyecto están equipados con cámaras de detección, que analizan la reflectividad de los cultivos. Esto nos proporciona imágenes para analizar donde se pueden distinguir zonas con estrés hídrico, carencia de fertilización, etc., permitiendo optimizar los recursos de la explotación.

Vigilancia y control

Los productores de la Denominación de Origen de Uva del Valle del Vinalopó pueden descansar tranquilos desde que dos aviones no tripulados sobrevuelan sus cultivos en busca de los “amigos de lo ajeno”. Con solo dos aviones, y dos pilotos de tierra, se podrá vigilar una extensión de 1.000 has de cultivo, reduciendo gastos en vigilancia adicional para los agricultores.

Aplicación de tratamientos

La empresa DJI ha creado un dron específico para las plantaciones agrícolas, diseñado para realizar las tareas de fertilización y aplicación de pesticidas, capaz de cubrir hasta 4 hectáreas de cultivo en una hora.

La ganadería también se puede beneficiar

En este caso se beneficia la biodiversidad y el medio ambiente, ya que un dron sobrevuela el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, monitorizando la población de cabras montesas ibéricas autóctonas. Estas cabras están siendo atacadas por la sarna, enfermedad que se contagia fácilmente, y que está reduciendo su población a niveles críticos. Con la tecnología dron, los técnicos, no solo pueden seguir a los individuos caprinos, sino que también pueden lanzarles dardos sedantes para recoger la sangre a analizar.

 

Publicado primero por Jorge García de Opazo en La Huerta Digital

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Author :
Print

Leave a Reply